Direcciona tu mente. Medita.

febrero 09, 2017

La atención plena o mindfulness, tan en boga desde hace unos años, se ha convertido en una poderosa herramienta, capaz de calmar el dolor, quitar ruidos de nuestra ajetreada mente, aliviar el  estrés, incluso sentir la felicidad cerca, porque todo está, siempre dentro.

En lo cotidiano nos enseña a establecer contacto con nuestra vida y lo único que necesitamos para reconocerlo es estar presente.

Hay dos  dos maneras diferentes, de hacer esta practica, formal  e  informal.

La práctica formal, se basa en tomarse el tiempo necesario para permanecer sentado, preferentemente. Será necesario que el cuerpo esté sin tensión. Reconocer como se sitúa y mantenerlo en quietud. Centrar la atención en la respiración, en las sensaciones corporales, los pensamientos, emociones…todo ello sin involucrarse, simplemente observar.

_MG_2700-9

La práctica informal, consiste en prestar atención a  las actividades cotidianas, comer, lavar los platos, hacer la compra o sencillamente cuando caminas.

Jon Kabat-Zinn es el creador del programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR). Su trabajo se ha enfocado en las interacciones mente cuerpo para la salud y en las aplicaciones clínicas del entrenamiento en meditación de atención plena (mindfulness  meditation) para personas con dolor crónico y problemas o trastornos relacionados con el estrés.

Lo más sensacional es el cambio que se produce en el cerebro cuando se medita.

  • Una mayor felicidad. Activa la corteza prefrontal izquierda, la que se relaciona con las emociones, pensamientos positivos y se asocia con el bienestar psíquico.
  • Conexión total. Dentro de la corteza cingulada anterior, relacionada con la regulación de las emociones y del comportamiento, se fortalecen las uniones entre las neuronas. Contribuyendo a mejorar la empatía, el autocontrol y la toma de decisiones.
  • Adiós al miedo y al estrés. La amígdala, es el centro cerebral del temor y agresividad. Cuando se practica esta disciplina de forma contínua, la agmídala va menguando y esto provoca un menor estrés ante la misma situación.
  • Duele menos. Aumenta la actividad de la insula, que procesa las señales del sufrimiento enviadas por los nervios del cuerpo y las dirige a la corteza cerebral. La consecuencia es que la sensibilidad al dolor se reduce hasta prácticamente la mitad.
  • Rapidez mental. Las personas que meditan tienen más pliegues en la corteza cerebral, lo cual propicia que procesen la información a mayor velocidad que otras personas.

Añado palabras de uno de mis maestros Thich Nhat Hanh. ” Estar vivo es un milagro….la meditación sentada es una forma de celebrar la vida”

La meditación sentada es para nosotros un modo de volver al hogar y darnos a nosotrxs mismxs cuidados y atención plena.

 

 

Escribe un comentario
Dialogando con los límites en el Yoga.Enfermedades cardiovasculares. Aprende a respirar.
Comentario (1)

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>