Dialogando con los límites en el Yoga. 09/01/2017 – Publicado en: Yoga, Yogaterapia – Etiquetas: , , , , , ,

Somos fruto de nuestra mundología, de la cultura, de lo que vemos, oímos, de aquello que nos tocó vivir y de cómo lo vivimos.

Sabemos que todo pasa por el cuerpo, todo lo que experimentamos en nuestras vidas es una experiencia corporal, que a su vez causa una reacción en el sistema nervioso central.

Nuestro cerebro responde a los hechos que ocurren y se adapta a ella, si nuestra vida es estrecha, restringida, si sufrimos años de ansiedad, estrés, miedos, etc, el cerebro se ajusta a ello, si hemos padecido algún tipo de trauma el cerebro se adapta y responde a estos hechos. El cerebro es un órgano de adaptación, responde a los acontecimientos de nuestras vidas de la forma que sea necesaria a fín de sobrevivir y seguir funcionando. Esto significa, que en todo nuestro cuerpo se manifestará lo que nos haya ocurrido a lo largo de nuestras vidas.

Cada unx de nosotrxs posee un color, un aroma que nos distingue de cualquier otro individuo y eso resulta maravilloso, pero es cierto que hay una serie de pautas que son bastante frecuentes en una  población cada vez más sedentaria y tocadas por el estrés.

Observamos en nuestras sesiones individuales de Yoga, patrones que se repiten. Contemplamos alteraciones corporales que son funcionales y no estructurales, en la mayoría de los casos.

Veamos las más comunes:

  • La zona abdominal sin vida, sin movimiento. No hay tono.
  • Respiración deficiente, poco profunda, en una sola dirección.
  • Bocas apretadas, ATM (articulación temporomandibular) en tensión/cervicales bloqueadas.
  • Zona costo-clavicular comprimida.
  • Asimetrías en caderas/hombros.
  • Desajustes de pesos en lado derecho/izquierdo.
  • En general, poca conciencia corporal y respiratoria.

¿Cómo hacemos, qué solución existe?  algunos apuntes a tener en cuenta.

  • Lo fundamental, es tomar conciencia de las sensaciones y de los movimientos voluntarios en el centro del cuerpo, para ello es necesario reflejar como el cuerpo se muestra, fotografías, espejos…serán útiles a la hora de poder constatarlo.
  • Educar corporalmente.
  • Mantener una práctica individualizada, con objetivos y  necesidades claras. Lo que conlleva ser partícipe de la salud.

Carmen Torres.

Namaste.