PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA MEDITACIÓN.

noviembre 19, 2014

Mucho se escribe y se habla sobre la meditación y sus beneficios, pero realmente sabemos y la ponemos en práctica?

Serenar la mente y entrar en cierto silencio requiere de una práctica diaria.

Antes de comenzar, lo mejor es disponer de un ambiente  y de una actitud adecuada.

  • El lugar donde uno dedica a la meditación.
  • El momento en que lo hace.
  • La salud física.
  • El estado mental.

Deben propiciar la introspección.

Muchos de los obstáculos desaparecen si se crea un ambiente que invite a la meditación.

  • Buscar un espacio donde sentarse de manera cómoda; sea en un zafú (cojín de meditación) o en silla. Importante mantener la columna vertebral proyectada al tiempo de sentirla relajada. El lugar que se haya elegido que sea tranquilo y te recuerde el propósito de tu meditación, para que dé la sensación de espacio sagrado y pacífico.
  • Procurar mantener un horario regular en la práctica, siempre que nos sea cómodo. No tiene sentido alguno que la propia práctica nos lleve a estresarnos, aún más.
  • Comenzar, sintiendo el cuerpo; las sensaciones que experimentas, comodidad, tensión, rigidez, languidez. Después, observar la respiración, cómo inspiro, como expiro, la calidad, el movimiento que se produce, la sonoridad, todo ello sin entrar en juicios, lo que experimente,s está bien, transfórmate en Testigo. A continuación permite que cada respiración te lleve a relajarte un poco más.
  • Tras unas pocas respiraciones, seguramente tú mente esté distraída, no importa el tiempo que te hayas ido, vuelve a la siguiente respiración. Puedes ayudar, a mantener la atención a través del conteo de la inspiración, o de la expiración, por ejemplo, cada vez que expires cuenta uno, la siguiente dos así hasta llegar a nueve, cuando llegues a nueve comienza nuevamente empezando por uno. Es muy probable que la mente se entretenga con cualquier pensamiento, es su naturaleza, pero vuelves a traerla hacia el punto de tu atención, la respiración, el conteo de ella, en este caso. La respiración va a ser esencial como base de nuestra atención.
  • También puedes emplear otros medios para tu concentración, mandalas, dibujos o representaciones en forma circular, repetición de mantras o sonidos sagrados, en una deidad. Incluso la llama de una vela ayuda a centrar la atención.

me5

  • El principiante comenzará sentándose durante cinco o diez minutos, cada vez. Más adelante podrá estar durante más tiempo o con mayor frecuencia, el principio, es no forzar.

La meditación diaria puede convertirse en un algo similar al baño o a la limpieza de dientes, cuando la haces tuya, se hace un elemento fundamental en tu cotidianidad, con ello aportará limpieza regular y tranquilidad a tú corazón y mente.

 !Basta de palabras! no más discusiones ni debates acalorados. Retirate a una habitación solitaria. Cierra los ojos. Medita profunda y silenciosamente, destruye las imaginaciones, los pensamientos, los caprichos, las fantasías y los deseos cuando surjan en la superficie de la mente. reabsorbe las fluctuaciones de la mente y fíjala en lo Supremo. ahora la meditación será profunda e intensa. Sumérgete en las profundidades de tú corazón y disfruta del silencio.

Suami Sivananda. 

Escribe un comentario
YOGA Y DEPRESIÓN.El Papa Francisco se reúne en Roma con líderes espirituales.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>