Hatha Yoga

¿Porqué prácticar Hatha Yoga?
  • Hatha Yoga el más practicado y conocido en Occidente.

    ¿para qué practicar?. La respuesta es sencilla y fácil de responder: “para sentirnos mejor”.
    Teniendo en cuenta que SOMOS HIJOS DE LA NECESIDAD, la primera cuestión que se nos planteará antes de ir a clases de Yoga es ¿ para qué asistir, qué beneficios obtendré de ésta práctica, podré hacer esas posturas si apenas tengo flexibilidad, será una perdida de tiempo? Sí además dispongo de poco…Y por supuesto, la lista la podemos ampliar. Pero vamos a analizar estas primeras reflexiones e intentar averiguar si tengo o no necesidad de experimentar con el Yoga. La necesidad crea la URGENCIA, por lo tanto hay que dar sentido y saber orientar a la persona cuando comienza con la práctica de Hatha Yoga. El/La profesora tendrá que saber qué espera ese alumno de ésta disciplina. ¿Para qué viene?. Los resultados tienen que ser constatables, y encontrar sentido a lo que hace. Una forma de conocer a la persona, es observando como respira y como es su cuerpo. La postura está íntimamente ligada a la respiración. Nuestro cuerpo, nuestros gestos, cuentan como percibimos, como es nuestro sentir, como nos relacionamos con los demás y también con el mundo. Todo lo que experimentamos en nuestras vidas es una experiencia corporal. Pues empezamos contestando, ¿para qué practicar?. La respuesta es sencilla y fácil de responder: “para sentirnos mejor”. Y ¿cómo llegar a éste estado de bienestar? En nuestro espacio de Yoga en Sevilla, vamos a emplear medios que nos llevaran a sentir una mayor armonía. Estos medios son los siguientes:
  • “Una persona no está enamorada si el amor no ilumina su alma” 

    - Rumi -

    “No hay camino para la paz, la paz es el camino. 

    - Gandhi -

  • “Si quieres Vencer a tú enemigo. ÁMALO.” 
    “Si acepto mis limitaciones, tengo la posibilidad real de avanzar”. 
    “Defender equivale a Rechazar. Lo contrario es Amar.” 
  • Asana la postura.

    Con el Yoga aprendemos a escucharnos, a parar.
    Emplearemos diferentes posiciones corporales, de pie, sentadas, invertidas, de extensión, para provocar una serie de efectos tanto a nivel físico, mental, emocional. Será imprescindible para el practicante escuchar a su cuerpo.

    Volvemos a repetir la necesidad de observar, darse cuenta hasta donde uno puede llegar, cuales son los límites de tú cuerpo. Con el Yoga aprendemos a escucharnos, a parar. De esta forma, llegamos a dosificar y a regular el esfuerzo. Importante en la respiración, intentar que sea tranquila y profunda. Tendremos en cuenta a la hora de observar nuestro cuerpo que todas las tensiones se sitúan en zonas determinadas, ojos, boca, nuca, hombros, zona esternal, omóplatos, diafragma, abdomen bajo, pelvis y pies. El pensamiento lo centraremos en los puntos o zonas específicas de cada asana.

    Es fundamental que durante la práctica no sientas tensión ni sobrecarga en la columna vertebral. Lo importante es sentir, tenemos que ir de lo más tosco a lo más sutil. El trabajo parte siempre de donde la percepción es más simple y más directa. Cuanto más compleja y difícil es la postura, tanto más difícil es la escucha. No buscamos una forma, sino un efecto.

  • La Respiración el primer paso.

    Gracias a la respiración entramos en estados de quietud mental.
    No existe una herramienta más útil y económica que la Respiración. Ésta, nos va a contar de nuestro estado mental y del emocional. Tenemos que conseguir que la persona que comienza su práctica empiece observándola, sin juicios, ni críticas, simplemente observando con los ojos de la comprensión y del amor. Es el primer paso para poder transformar o modificar, ya sea la respiración o cualquier otro aspecto.

    Respirar consta de tres componentes: exhalar, inhalar y retención de la respiración. Esta última puede ser, tanto después de exhalar como de inhalar.

    Con la calma nace la respiración y ella es la experiencia para que nazca el estado de conciencia profunda. Comenzamos reconociendo cómo respiramos en las diferentes gravedades, tumbado, sentado y de pie, ¿cómo inspiro, cómo expiro, me doy tiempo? no hay prisa. Observo si me resulta más cómodo el inspirar o es al soltar el aire donde hay más relajación. ¿Con qué parte de mi cuerpo estoy respirando?. La parte baja, el abdomen, vientre, con la zona del pecho o con la parte alta. También observas si respiras por la nariz o por la boca, cómo es el ritmo.

    Alargaremos la espiración, con respecto a la inspiración. Será lenta, silenciosa y consciente. Son muchos detalles que iremos descubriendo de forma tranquila. Trabajar con la respiración es algo muy delicado y sutil, y de su mano entraremos en estados de quietud mental.

  • “Yoga es la capacidad de dirigir la mente hacia un objeto exclusivamente y de mantener esa dirección sin ninguna distracción”. 

    - Pantajali -

    “Debes amar de tal manera que la persona amada se sienta libre” 

    - Thich Nhat Hant -

  • “Hay almas a las que uno tiene ganas de asomarse, como a una ventana llena de sol” 

    - Federico García Lorca -

    “La atención vigilante; esa es la clave, para estar consciente”. 
  • Pranayama inspiración e espiración

    El primer objetivo de pranayama es controlar la respiración,
    El Yoga dispone de un conjunto de técnicas muy elaboradas de control respiratorio a las que denominamos pranayamas. Consiste en un largo y sutil flujo sostenido de la inspiración (puraka), la espiración (rechaka) y la retención de la respiración (kumbhaka). Puraka estimula el organismo; rechaka arroja fuera el aire viciado y las toxinas; kumbhaka distribuye la energía a través del cuerpo.

    Esta respiración disciplinada ayuda a que la mente se concentre y permite que el practicante de Yoga tenga una buena salud física y mental. Asana y pranayama son dos hermanos gemelos que caminan siempre juntos para el bienestar y equilibrio físico, mental y espiritual del ser humano. El primer objetivo de pranayama es controlar la respiración, dado que ella es el soporte, el vehículo del prana. El control de la respiración conduce al control de la mente.

    Cuando el cerebro no dispone de suficiente cantidad de prana, éste se encuentra agitado, y en muchos casos de depresión, se puede ver que existe un problema mental que hace descender el nivel de prana en el cerebro. Al ocurrir esto, el cuerpo se desequilibra, la mente se encuentra inestable y surgen numerosos pensamientos negativos. Nos indica que hay poca cantidad de prana en el cerebro.

  • Meditación la práctica de la Plena consciencia

    Si nuestro corazón está sereno, la felicidad es posible.
    Es muy importante parar, vivir el momento presente con toda su intensidad. Mientras esto no suceda, no seremos capaces de observar profundamente. No necesitamos correr hacia el futuro para ser felices, el pasado es un tiempo que ya fue recorrido, ahora toca estar aquí, en el presente. En el presente hay sufrimiento, pero también hay paz, estabilidad y libertad. Si nuestro corazón está sereno, la felicidad es posible.

    Vivimos en un momento donde todos nos podemos conectar con cualquier persona de cualquier lugar y en cualquier momento. Pero resulta irónico; tenemos más dificultad que nunca para poder conectarnos con nosotros mismos. No hay tiempo. Llenamos las veinticuatro horas del día con tanto “hacer”, que apenas si tenemos tiempo para “ser”, o incluso para respirar.

    La meditación representa una vuelta a casa. Poner orden dentro de nosotros. Cultivar metódicamente la atención. Es una aventura. La más grande que la mente humana puede acometer. Consiste en simplemente ser; ser sin hacer nada, sin acción.

    En la meditación, la finalidad no es deshacerse del pensamiento sino desarrollar la habilidad de verlos.

    Medicina y meditación provienen del latín mederi que significa, curar. La medicina es la ciencia que posee los medios para restaurar la medida interna correcta cuando ha sido perturbada por una lesión o enfermedad. Meditación, es el proceso de percibir, de forma directa, la medida interna de uno mismo a través de una cuidadosa y objetiva auto-observación.

  • “Detén las palabras ahora. Abre la ventana en el centro de tú pecho y deja que el espíritu vele dentro y fuera.” 

    - Rumi -

    “Enseña sólo amor, porque eso es lo que eres”. 
  • “Al despertar esta mañana Esta mañana, al despertar, sonrío Ante mí veinticuatro preciosas horas. Me comprometo a vivir cada momento plenamente y contemplar a todos los seres con los ojos de la compasión.” 

    - Thich Nhat Hanh -

    “Los sentimientos, son realidades”. 
  • Relajación estado de quietud

    El medio natural de establecer la armonía en el organismo
    Sabemos que relajarse cuando uno está tumbado en una playa tranquilo y sin demasiadas personas alrededor, sin nada ni nadie que moleste, no es demasiado difícil. Lo que ya puede ser todo un reto es sentirse relajado en el trabajo, en un presente donde los problemas parecen no tener fín, en estos tiempos de crisis, donde son muchas las personas sin trabajo angustiadas por como salir adelante.

    Podemos definirla como un estado particular en el cual la actividad de las grandes funciones decrece, el sistema muscular tiende a una mínima tonicidad y la actividad cerebral queda reducida notablemente. La mente deja de vagar y se estabiliza.

    Esta práctica realizada voluntaria y conscientemente representa un verdadero descanso y una rápida recuperación de energías. Asimismo, nos permite una mayor disponibilidad y un comportamiento adecuado en nuestra tarea social, laboral y familiar.