La disciplina y el compromiso, fundamentales en el Yoga.

septiembre 10, 2015

Andamos corriendo, deprisa, todo urge, parece que nunca llegamos, siempre hay montones de cosas por hacer.

Una de las características de esta sociedad es que el individuo se autoexplota con la coartada de la obligación. Cada día es una especie de batalla por librar.

Muchas, muchísimas atenciones repartidas. Quieres participar de todo pero en nada estás, hay que saber centrarse si quieres avanzar en alguna materia, o en cualquier área que plantees y para ello es necesario mantener un cierto rigor o disciplina fluída;  disciplina, en el sentido, no de sentirse prisionero de un deber, más bien, todo lo contrario, la disciplina a la que hago referencia, es una necesidad que comienzas a sentir a medida que causa bienestar y sobre todo Libertad.
Si eres de los que has decidido comenzar con el Yoga, debes saber ciertas cuestiones que te ayudarán:

Ten en cuenta que el principal obstáculo que encontrarás es la falta de disciplina y de compromiso.

1- Al principio de cualquier actividad o de una relación todxs comenzamos con mucha fuerza, hay ganas de saber, se indaga, a todas horas se habla de ello, pero va pasando el tiempo y vamos alejándonos, parece que ya no existe ese impulso, las ganas del principio. No te alejes, observa que sucede y continúa, reeducar los hábitos, enseñar a la mente es fundamental en el inicio.

2- La continuidad de la práctica, es un valor fundamental . Necesitas dejar que se convierta en tu compañía, experimentar con lo aprendido. No hay evolución, no hay progresión, si no se le dedica tiempo, espacio y amor.

3- Cuídate de los que prometen un éxito rápido en la práctica del Yoga. Cada sesión, es única, cuídala. El tiempo te mostrará el verdadero éxito. Y como dijo un poeta “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Pon lo mejor de ti en cada sesión y no te plantees nada más.

4- Importa la calidad de lo que haces, la atención que pones.

5- Sitúa en tu orden de prioridades, el Yoga. A diario comes y bebes para alimentar tú cuerpo, también dedicas tiempo al aseo personal, incluso pones mucho, en atender al teléfono, la televisión, las amistades, ir de fiesta, etc. Nutrir nuestra alma, debería ser incluso más importante que alimentar al cuerpo y sin embargo lo dejamos en último lugar. El Yoga, alimenta no sólo el cuerpo y la mente, proporciona fortaleza y poder, al alma y al espíritu

6- Estudios realizados por psicólogos, demuestran que se necesitan 21 días consecutivos, de práctica, para incorporar una nueva habilidad en el día a día. Y para ello es necesario  que te conectes con algo que realmente te motive. Si no te apasiona, si no lo sientes; olvídate, por mucho que te digan que es maravilloso.

“Nunca llegarás a saber quien eres, si no has desarrollado la disciplina para lograrlo”. Yogui Bhajan.

Escribe un comentario
Mujeres a seguir, todo un ejemplo.YOGATERAPIA. Un proceso de acompañamiento.
Comentario (2)

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>